viernes, 27 de enero de 2017

Live Friday at the Ashmolean: Linguarama

Creo que a nadie le extrañará a estas alturas de la vida (o del blog, o de nuestra vida en Oxford) que cuando el Ashmolean anunciara su nuevo evento (Linguamania) corriéramos a reservar la entrada, ya que somos unos enamorados de los eventos de los viernes.
Esta vez se llamaba Linguamania y, como su propio nombre indica, iba de la exploración de los distintas lenguas.
Miguel tenía bastante estudiado el horario del evento para que no nos perdiésemos ninguna de las actividades. Hay que reconocernos que cada vez nos estamos haciendo mejores en esto de los eventos del Ashmolean.
Como hacía un frío interesante, quedamos todos dentro del museo y luego ya nos iríamos encontrando diciendo en qué sala estábamos. Así, esta vez, para los "valientes" que pudimos,
nuestra primera actividad fue participar en la escritura colectiva del primer capítulo de Harry Potter. Cada persona escogía una frase y la traducía a un idioma. Yo escogí el español, para que me fuera más fácil, claro está.
Después estuvimos en un taller de escritura cuneiforme utilizada por los sumerios. Con este taller fuimos capaces de escribir nuestro nombre en arcilla utilizando un palillo y llevárnoslo a casa.
En la misma sala también tuvimos la oportunidad de escribir cosas en chino. Silvia eligió escribir "Feliz Año Nuevo", como todos podemos leer en el cartel claramente.
Como la cosa seguía de lenguas, pasamos al taller de escritura en runas (de las runas del señor de los anillos) donde Gerardo escribió nuestros nombres (Alba, Silvia, Miguel, Laura y Gerardo).
Sin salir de la escritura, pero esta vez en caracteres élficos, Gerardo volvió a escribir nuestros nombres en esta lengua.
Después de tanto aprender cómo escribir en distintos idiomas decidimos relajarnos y cambiar un poco a otro tipo de actividades un poco más relajadas, pasamos por el mapa de los idiomas del mundo en el que Gerardo apuntó uno de los idiomas indígenas de México.
Escribimos alguna de las palabras que pudimos ver en el cuadro.
También estuvimos viendo un teatro sobre el mundo clásico.
Y en la lectura en diferentes idiomas también de Harry Potter, pero de otra parte del libro, para la cual los estudiantes iban con sus togas de la universidad.
Antes de acabar estuvimos en el taller de aprendizaje de idiomas en la parte de español para ver cómo lo hacían. Fue muy raro y no nos gustó mucho, las frases que hacían eran muy raras y cuando dijeron que era el momento de practicar nos fuimos corriendo. Además, era la hora del espectáculo final, que era un baile como caribeño muy vistoso.
Con ello acabábamos nuestro viernes en el Ashmolean y ya tenemos todo preparado para la siguiente, claro está, que son nuestros favoritos.